ayuntamiento de haro

El autobús urbano se suspende, temporalmente, por responsabilidad hacía la salud pública

No es cierto que la cancelación del servicio tenga, sólo, motivación económica.

El Ayuntamiento de Haro comunica que la decisión de suspender el servicio de autobús urbano de la ciudad se hace por responsabilidad pública y pensando en la salud de los ciudadanos que lo utilizaban a diario. Desde el consistorio jarrero se quiere dejar claro que su suspensión no está sujeta, únicamente, a motivos económicos o que esta sea la razón que ha llevado al equipo de gobierno a tomar una decisión tan difícil.

El autobús fue suspendido el pasado mes de marzo, siguiendo las indicaciones del Gobierno de La Rioja, por la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 y al finalizar el contrato de este servicio, con el pliego de condiciones preparado, el equipo de gobierno tomó la decisión de paralizar sine die su licitación por la incertidumbre de la situación sanitaria.

Si se licitara, tal y como explica la concejala Arantxa Carrero, y se pusiera el servicio en marcha y por motivos del coronavirus tuviéramos que volver a suspenderlo, cosa que ya ha sucedido y puede volver a ocurrir, el ayuntamiento tendría que indemnizar a la empresa adjudicataria por este parón con el consiguiente perjuicio económico para las arcas municipales”.

La motivación que ha llevado al Ayuntamiento de Haro a tomar esta decisión tan complicada, subraya Carrero, “ha sido salvaguardar la salud del principal colectivo que hacía uso del autobús urbano, en la mayoría de los casos ciudadanos dentro de la franja de edad considerada de alto riesgo por las autoridades”.

Como señala Arantxa Carrero, ”es muy complicado garantizar una limpieza continuada del autocar en todo momento y este riesgo no está dispuesto a asumirlo este equipo de gobierno por prudencia y por responsabilidad hacía la salud de nuestros mayores”. El servicio fue suspendido en primavera por la complejidad que presentaba el COVID-19 en situaciones donde un colectivo se entremezcla y donde se produce el tránsito de personas. La concejala remarca, “como vamos a caer en ese error en estos momentos cuando la pandemia está inmersa en una segunda ola”.

El Ayuntamiento de Haro ve inconcebible, que no se cuestione el acceso de visitas en las residencias de personas mayores, de centros de salud, como no puede ser de otra forma por responsabilidad, y se ponga en tela de juicio, por algunos, la utilización de un habitáculo cerrado, estrecho y con dificultad para mantener la distancia de seguridad y en el que existe un alto riesgo de contagio al que se sometería a un colectivo tan vulnerable.

El Ayuntamiento de Haro está en proceso de dar solución a las personas que lo utilizaban, ciudadanos de avanzada edad y con limitaciones de movilidad o movilidad reducida para que puedan tener un servicio seguro y sin riesgo de contagio a la hora de acudir, por ejemplo, al centro de salud. Esta gestión se está intentando ejecutar con los mismos plazos administrativos que supondría sacar a licitación y la posterior adjudicación del mismo servicio.

Los técnicos municipales junto al equipo de gobierno están buscando la manera de vehicular una solución, con todas las garantías de seguridad acorde con la ley, para posibilitar establecer un contrato de servicio y facilitar la movilidad a las personas que utilizaban el autobús urbano

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on print
Share on email
Cerrar menú